Fibromialgia: cómo reducir el dolor y los síntomas

Fibromialgia: cómo reducir el dolor y los síntomas

Fibromialgia: ¿cómo reducir el dolor y los síntomas?. La ciencia está empezando a comprender esta forma de dolor crónico generalizado y de larga duración, y cómo los nervios pueden «remodelarse».

La fibromialgia es un término con el que muchas personas están familiarizadas, pero es mucho más raro que la gente entienda realmente el trastorno. La fibromialgia no te hace diferente. No hay ninguna prueba que diga con seguridad que se tiene. Además, existe una amplia gama de síntomas, que pueden variar de una persona a otra. Es posible que hayas oído decir que la fibromialgia no es una enfermedad «real», que los síntomas están «en tu cabeza» o que las personas con fibromialgia son hipocondríacas, simplemente deprimidas o estresadas.

 

Fibromialgia: un verdadero problema de salud

No te equivoques: la fibromialgia es un problema de salud real a largo plazo que la ciencia apenas está empezando a comprender. El síntoma principal es el dolor generalizado que se produce en una gran parte del cuerpo, más o menos al mismo nivel, durante al menos tres meses, sin otra explicación para el dolor. Los avances en las imágenes cerebrales y las pruebas del dolor en los últimos años han permitido a los médicos comprender mejor la causa de la fibromialgia. En particular, ahora se sabe que la fibromialgia está causada por cambios en el sistema nervioso central, un trastorno llamado sensibilización central, que está relacionado con muchos otros trastornos de dolor crónico, pero cómo reducir el dolor y los síntomas.

 

Un enfoque integral del dolor

Esta mejor comprensión de la fibromialgia ha ido acompañada de mejores estrategias de tratamiento, que permiten un enfoque individualizado y holístico del dolor y de los muchos otros síntomas que pueden sumarse al dolor. En el centro de muchas opciones de tratamiento y medidas de estilo de vida está el objetivo de reorientar el cerebro y el sistema nervioso para que el «grito» de las señales de dolor se haga más silencioso, permitiendo que se escuchen señales más agradables mientras se hacen esfuerzos para modificar y controlar el dolor.

Recombinación de mensajes nerviosos… para lo peor

Fibromialgia: cómo reducir el dolor y los síntomas. El cuerpo está cubierto de células sensoriales que registran todas las sensaciones del cuerpo y envían esta información al cerebro a través de la médula espinal. El cerebro decide qué hacer con esta información. ¿Tienes demasiado frío? Ponte una camiseta. ¿Tienes sed? Bebe un vaso de agua. En el caso de la sensibilización central, la comunicación de las señales de las células sensoriales a través de la médula espinal se amplifica. Con el tiempo, todo el sistema nervioso se pone en alerta y el cerebro empieza a pensar que las sensaciones ordinarias, como un ligero toque o un gruñido digestivo, son dolorosas.

Además de la amplificación nerviosa, las vías cerebrales cambian para mal. Gracias a las nuevas técnicas de imagen cerebral, los investigadores pueden ver que, en las personas con sensibilización central, con el tiempo se recluta más parte del cerebro para centrarse en las señales de dolor amplificadas. Es como si un lugar con muchas carreteras, caminos rurales y calles secundarias estuviera pavimentado con unas pocas autopistas principales para transportar las señales de dolor a su cerebro más rápidamente.

El concepto de un sistema nervioso desregulado explica por qué las personas con fibromialgia pueden experimentar tantos síntomas diferentes. Y por qué estos síntomas pueden afectar tan profundamente a la vida de una persona. Esto puede verse agravado por problemas que coinciden con la fibromialgia o se derivan de ella, como la falta de sueño, el desacondicionamiento por la falta de actividad física, el estrés derivado de muchos factores, como las finanzas o las relaciones, el abuso de sustancias o la superposición de enfermedades.

Fibromialgia: Síntomas en todo el cuerpo

A medida que han mejorado los conocimientos sobre la fibromialgia, los expertos han identificado un patrón de síntomas que puede ayudar a los médicos a diagnosticar la fibromialgia. Esto comienza con una historia clínica, la discusión de los síntomas, un examen físico y pruebas para descartar otros problemas. Si se sospecha que existe fibromialgia, pueden utilizarse cuestionarios como el Índice de Dolor Generalizado y la Escala de Gravedad de los Síntomas para calcular una «puntuación» global. Además, otros criterios, como el dolor en al menos cuatro de las cinco regiones del cuerpo y el dolor al mismo nivel durante al menos tres meses sin otra causa, ayudan a establecer el diagnóstico de fibromialgia.

Hay muchos otros síntomas posibles, además de enfermedades y trastornos que pueden superponerse y complicar el cuadro. Suelen ser fatiga que dura meses o años, rigidez, migrañas, problemas de memoria o de pensamiento («fibroniebla»), problemas de sueño, dolor pélvico, de vejiga o intestinal, debilidad, problemas de equilibrio, depresión o ansiedad.

Cambiar la experiencia del dolor

En la fibromialgia, los mensajes de dolor se apoderan del sistema nervioso y ahogan los mensajes sobre experiencias o sensaciones más agradables. Al final, es casi como si tu cerebro no escuchara más que dolor y malestar.

Uno de los principales objetivos del tratamiento de la fibromialgia es invertir esta tendencia. Para ello, se remodelan las vías nerviosas que informan al cerebro de las sensaciones agradables y no relacionadas con el dolor, al tiempo que se intenta silenciar las vías que canalizan los mensajes de dolor.

El CBD como una solución a la fibromialgia

La fibromialgia no es de ningún modo una enfermedad terminal, pero puede tener los mismos efectos en el estado mental del paciente que la vida en prisión, ya que las probabilidades de ser liberado son bastante bajas.

No obstante, según la investigación y la evidencia anecdótica, el aceite de CBD puede ayudar a pacientes con fibromialgia y es una posible opción para el tratamiento del dolor. Sabemos que el cuerpo tiene su propio sistema para tratar el dolor, el cual reacciona a varios cannabinoides. Estos compuestos se encuentran en las plantas, como en el cannabis o en la echinacea, pero el cuerpo también es capaz de producir los suyos propios. De esto se encarga el sistema endocannabinoide, formado por muchos receptores en el cuerpo que reciben específicamente estos cannabinoides. Cuando el cuerpo está enfermo o desequilibrado, como en el caso de los pacientes con fibromialgia, son necesarias fuentes externas de cannabinoides. Es aquí donde el CBD cobra especial importancia.

Los receptores del sistema endocannabinoide se encuentran en el sistema inmunitario, el sistema nervioso central y la estructura ósea, por lo que el CBD puede ser muy beneficioso para pacientes con fibromialgia. La interacción entre los receptores y el CBD facilita numeras funciones del cuerpo y reduce la sensibilidad y las respuestas del cerebro a las señales de dolor.

Ten en cuenta estas indicaciones que también podrán ayudar:

  • Aumentar gradualmente la actividad física hasta poder realizar 30 minutos de ejercicio de intensidad baja a moderada la mayoría de los días. Ponerse en marcha puede parecer desalentador al principio. Pero es una de las formas más importantes de controlar la fibromialgia. Si se hace correctamente, puede aliviar el dolor, aliviar la depresión, reducir la fatiga, prevenir la fibroniebla, reducir el estrés y la ansiedad y promover un buen sueño.
  • Relajarse y calmar la mente utilizando técnicas como la imaginería guiada, la meditación, la respiración profunda y la relajación muscular progresiva.
  • Desarrollar buenos hábitos de sueño, ya que un sueño completo y más reparador puede reducir el dolor y la fatiga.
  • Equilibrar el tiempo y la energía adoptando un ritmo y una estructura diarios.
  • Establecer objetivos para motivarte y medir tu progreso en el camino de vuelta a la vida.
  • Mejorar el estado de ánimo controlando el estrés y la ansiedad. Y buscar ayuda o tratamiento si tienes depresión u otros problemas de salud mental.
  • Comunicarse mejor sobre la fibromialgia y la salud en general con los médicos, la familia y los amigos, y conseguir y mantener el apoyo social.
  • Seguir una dieta más saludable que incluya una variedad de alimentos vegetales mínimamente procesados, como cereales integrales, verduras, frutas, judías y legumbres, frutos secos, hierbas y especias y el CBD. Comer raciones de tamaño moderado, beber mucha agua y limitar el consumo de cafeína y alcohol.
  • Comprender el papel de la medicación en el plan de gestión. Aunque se pueden utilizar varios tipos de medicamentos para ayudar a controlar la fibromialgia, rara vez se recomiendan como único tratamiento. Además, la mayoría de las personas descubren que las estrategias de gestión no farmacológicas como el aceite de cannabis son realmente más eficaces que los tratamientos farmacológicos.

Sin embargo, dependiendo de la situación, el uso de uno o más medicamentos puede ayudar a aliviar el dolor, mejorar el estado de ánimo o reducir la fatiga. Las conversaciones en profundidad con el médico pueden ayudarte a sopesar los beneficios de un fármaco frente a los posibles efectos secundarios.

La realización de estos objetivos implica muchos pasos integrados, por lo que lo ideal es un plan global. Si los síntomas son graves y una mayor estructuración sería útil, habla con tu médico sobre un programa interdisciplinario de tratamiento del dolor. Estos programas consisten en trabajar con un equipo de expertos para mejorar la calidad de vida, controlar el dolor y otros síntomas, y alcanzar los objetivos que se han fijado.

Lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer para los miembros de la familia

Estos consejos pueden ayudarte a apoyar a un ser querido con fibromialgia.

Hacer:

  • Pregunta cómo puedes ayudar. Las necesidades pueden cambiar a medida que cambian los síntomas.
  • Se receptivo. Esto te ayudará a proporcionar el tipo de apoyo adecuado.
  • Diviértanse y ríanse juntos. Esto fomenta el apoyo de la familia y puede desviar la atención del dolor.
  • Cuida de ti mismo. Dedica tiempo a tu salud y bienestar y comparte tus luchas y problemas. La fibromialgia no impide un amor hecho para apoyarte a cambio.

No hacer:

  • Lo que crees que es útil puede ser hiriente o asfixiante.
  • Intentar hacer todo. Permite a tu ser querido realizar tareas manejables.
  • La vida no se ha acabado, pero puede que tengas que adaptarte, ajustarte y ser flexible para que las cosas funcionen.
  • Dejar de lado tus propias necesidades. Esto puede agotar tus reservas emocionales y físicas. Cuida tu salud y sigue explorando tus intereses.

 

¿Si deseas conocer más sobre como el CBD puede ayudar con esa enfermedad que padeces? te invitamos a seguir nuestros artículos y visitar nuestras redes sociales.

Fuente: https://www.saludyalimentacion.com/fibromialgia-como-reducir-el-dolor-y-los-sintomas/

0
    0
    Tu Carrito
    Carrito VacíoVolver a la Tienda
    ×
    A %d blogueros les gusta esto: